Influencia de los niveles de sedentarismo y actividad física sobre la calidad del sueño de mujeres gestantes, perimenopáusicas y con fibromialgia - fibro.pro
19444
single,single-post,postid-19444,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-8.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.9.2,vc_responsive

Influencia de los niveles de sedentarismo y actividad física sobre la calidad del sueño de mujeres gestantes, perimenopáusicas y con fibromialgia

pdf

Autora: BORGES COSIC, MILKANA MARÍA

Directores: DELGADO FERNANDEZ, MANUEL; APARICIO GARCIA-MOLINA, VIRGINIA

Etiquetas: , , , , ,

Resumen: Los trastornos del sueño son muy frecuentes en la población general y tienen un gran impacto en la calidad de vida de los adultos. Este trastorno se caracteriza principalmente por la insatisfacción con la duración o la calidad del sueño, los problemas para iniciar o mantener el sueño y las dificultades para mantenerse despierto y realizar actividades durante el día. Además, las mujeres tienen mayor riesgo para reportar quejas de sueño que los hombres. En este sentido, los problemas del sueño podrían mejorar disminuyendo el tiempo en conductas sedentarias, aumentando los niveles de actividad física o realizado ejercicio físico.

Los principales objetivos de la presente Tesis Doctoral Internacional fueron: 1) examinar la asociación entre el tiempo de sedentarismo y los niveles de actividad física (medidos objetivamente) con la calidad del sueño en mujeres durante la gestación temprana (Estudio I) y en mujeres perimenopáusicas (Estudio II); 2) evaluar la influencia de un programa de entrenamiento de ejercicio concurrente (fuerza y aeróbico) durante 4 meses comparado con consejos acerca de un estilo de vida saludable sobre la calidad del sueño en mujeres perimenopáusicas (Estudio III); 3) examinar la asociación entre el tiempo de sedentarismo y los niveles de actividad física (medidos objetivamente) con la calidad del sueño en mujeres con fibromialgia (Estudio IV); 4) analizar si aquellas mujeres que cumplen las recomendaciones de actividad física moderada-vigorosa tienen mejor calidad del sueño que sus homólogas (Estudio IV).

Para abordar estos objetivos, se llevaron a cabo cuatro estudios en el contexto de tres proyectos de investigación: 1) el proyecto GESTAFIT (GESTAtion and FITness), en el que participaron 130 mujeres embarazadas (Estudio I, transversal); 2) el ensayo controlado aleatorizado FLAMENCO (Fitness League Against MENopause Cost) que se dividió en dos partes: primero, un estudio en el que participaron 169 mujeres perimenopáusicas (Estudio II, transversal), y segundo, un estudio donde 150 mujeres perimenopáusicas se dividieron en dos grupos: grupo de consejos y grupo de ejercicio (ambos, n = 75) (Estudio III, experimental). El asesoramiento consistió en cuatro conferencias sobre cómo mantener un estilo de vida saludable; y 3) el proyecto al-Ándalus (Estudio IV, transversal), donde se incluyeron 409 mujeres con fibromialgia. El tiempo de sedentarismo y los niveles actividad física se evaluaron objetivamente con acelerometría y la calidad del sueño se evaluó con el cuestionario Índice de Calidad del Sueño de Pittsburgh (en inglés, Pittsburgh Sleep Quality Index). Todas las medidas fueron utilizadas en los tres proyectos. Los resultados del ensayo controlado aleatorizado se exploraron tanto por protocolo como en intención de tratar.

Los principales hallazgos y conclusiones derivadas de los estudios incluidos en esta tesis fueron: 1) no se hallaron asociaciones entre el tiempo de sedentarismo y los niveles de actividad física con la calidad del sueño en mujeres durante la gestación temprana (Estudio I) ni en mujeres perimenopáusicas (Estudio II); 2) ni un programa de 4 meses de entrenamiento de ejercicio concurrente (fuerza y aeróbico) ni el consejo acerca de un estilo de vida saludable tuvieron efecto en la calidad del sueño en mujeres perimenopáusicas (Estudio III); 3) menores niveles de sedentarismo y mayores niveles de intensidad de actividad física, especialmente ligera y total, fueron asociados con mejores resultados en los componentes de la calidad del sueño en mujeres con fibromialgia (Estudio IV); 4) las mujeres con fibromialgia que cumplían con las recomendaciones de actividad física (150 min/semana de actividad física moderada-vigorosa en periodos de ≥10 min) tuvieron mejor calidad del sueño que aquellas que no las cumplían (Estudio IV).

Los resultados de esta Tesis Doctoral Internacional mejoran nuestra comprensión acerca de cómo reducir el tiempo de sedentarismo y aumentar los niveles de actividad física podría ser un tratamiento no farmacológico para mejorar la calidad del sueño en mujeres con fibromialgia, y sugieren que intervenciones basadas en un estilo de vida activo podrían no ser la panacea en mujeres embarazadas y perimenopáusicas. Estudios futuros son necesarios para confirmar o contrastar los presentes hallazgos.