Estudio sobre el estado nutricional, calidad de vida, y capacidad funcional en pacientes con fibromialgia. Estudio ENCAVI
767
single,single-post,postid-767,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-8.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.9.2,vc_responsive

Estudio sobre el estado nutricional, calidad de vida, y capacidad funcional en pacientes con fibromialgia. Estudio ENCAVI

Autora: ARRANZ IGLESIAS, LAURA ISABEL

Directora: RAFECAS MARTÍNEZ, MAGDALENA

Etiquetas: , , ,

La fibromialgia es una enfermedad reumática, clasificada con el código OMS CIE-10- M79.7 (versión 2007), de carácter crónico que causa dolor muscular generalizado, rigidez, fatiga, alteraciones del sueño y trastornos cognitivos entre otros síntomas. La prevalencia en España está alrededor del 2.4%, aunque algunos estudios han situado esta cifra entorno al 4%, siendo las mujeres las que más la padecen, con gran diferencia respecto a los hombres.

La fibromialgia, además, se presenta frecuentemente junto a otras patologías como el síndrome de fatiga crónica, la artritis reumatoide, el lupus eritematoso, el síndrome del colon irritable, la osteoartritis, e incluso la ansiedad y la depresión. Por todo ello, se trata de una enfermedad que afecta seriamente a la funcionalidad y a la calidad de vida de las personas que la padecen. La causa de esta enfermedad es desconocida y en la actualidad no existe ningún tratamiento farmacológico eficaz.

El manejo integral del paciente, mediante un abordaje multidimensional, incluyendo actividad física, apoyo psicológico, terapia cognitivo-conductual y fármacos para paliar la sintomatología, es lo que ha demostrado ser más útil. La nutrición está siendo cada vez más investigada como un factor importante a tener en cuenta en el tratamiento de la fibromialgia. Hay algunos datos sobre los beneficios potenciales de los nutrientes antioxidantes, la importancia del control de peso, la posible presencia de intolerancias alimentarias, y del rol que pueden tener ciertas deficiencias o desequilibrios nutricionales. Sin embargo, el conocimiento no es todavía sólido y los mensajes dirigidos a los enfermos sobre la alimentación no es siempre rigurosa.

Así, el objetivo del estudio ENCAVI ha sido valorar el estado nutricional y su relación con la calidad de vida y la capacidad funcional de pacientes. El estudio fue realizado con 103 pacientes, mujeres, de 53.74 ± 7.81 años como edad media y pertenecientes a diversas asociaciones de fibromialgia de Catalunya. Se tomaron medidas antropométricas y se administraron diversos cuestionarios a las pacientes sobre sus hábitos alimentarios, su calidad de vida y su estado de salud. Se constató, como en otros estudios que, en las pacientes, existe una elevada prevalencia de obesidad y sobrepeso, más que en la población en general. El exceso de peso afecta negativamente a algunos síntomas y a la calidad de vida de pacientes con FM, y por el contrario cómo la pérdida de peso resulta beneficiosa para estas personas. La capacidad funcional y la calidad de vida de pacientes con fibromialgia son peores cuando presentan de forma concomitante obesidad o sobrepeso.

La masa muscular pareció relacionada positivamente con la calidad de vida de las pacientes. En estos pacientes la dieta suele ser desequilibrada y son frecuentes los cambios dietéticos y el uso de suplementos dietéticos y se ha observado que, en muchos de los casos, se realiza sin el consejo de ningún profesional de la salud y siguiendo indicaciones de fuentes de información no fiables o validadas.

La conciencia alimentaria da lugar principalmente a dos perfiles de pacientes, el de aquéllas que cambiaron más sus hábitos dietéticos y utilizaban una mayor variedad de suplementos nutricionales, y el de aquéllas que no cambiaron su alimentación y eran nuevas usuarias de suplementos nutricionales, usando productos más específicos, como el magnesio y siguiendo en mayor proporción el consejo de algún profesional de la salud.

El tratamiento más eficaz para estas personas es el abordaje multidisciplinar, tanto para mejorar la sintomatología como la calidad de vida, y además, se ha evidenciado que existe un problema de exceso de peso y de posibles desequilibrios alimentarios, es por todo recomendable que en la atención sanitaria se incluyan protocolos de orientación nutricional.