Acupuncture for treating fibromyalgia
773
single,single-post,postid-773,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-8.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.9.2,vc_responsive

Acupuncture for treating fibromyalgia

Autores: Deare JC Et Al.

Referencia: Deare JC, Zheng Z, Xue CCL, Liu JP, Shang J, Scott SW, Littlejohn G. Acupuncture.

Antecedentes:
Uno de cada cinco pacientes con fibromialgia utiliza el tratamiento con acupuntura dentro de los dos años desde el diagnóstico.

Objetivos:
Examinar los beneficios y la seguridad del tratamiento con acupuntura para la fibromialgia.

Métodos de búsqueda:
Se hicieron búsquedas en CENTRAL, PubMed, EMBASE, CINAHL, National Research Register, HSR Project and Current Contents, así como en las bases de datos chinas VIP y Wangfang hasta enero 2012 sin restricciones de idioma.

Criterios de selección:
Estudios aleatorios y cuasialeatorios que evaluaran cualquier tipo de acupuntura invasiva para la fibromialgia diagnosticada según los criterios del American College of Rheumatology (ACR), y que informaran cualquier resultado principal: dolor, función física, fatiga, sueño, bienestar general, rigidez y eventos adversos.

Obtención y análisis de los datos:
Dos autores en grupos de dos seleccionaron los ensayos, extrajeron los datos y evaluaron el riesgo de sesgo. Los efectos del tratamiento se informaron como diferencias de medias estandarizadas (DME) e intervalos de confianza (IC) del 95% para los resultados continuos mediante el uso de diferentes herramientas de medición (dolor, función física, fatiga, sueño, bienestar general y rigidez) y cocientes de riesgos (CR) e IC del 95% para los resultados dicotómicos (eventos adversos). Los datos se combinaron mediante el modelo de efectos aleatorios.

Resultados principales:
Se incluyeron nueve ensayos (395 participantes). Todos los estudios, excepto uno, estaban en bajo riesgo de sesgo de selección; cinco estuvieron en riesgo de sesgo de informe selectivo (a favor de cualquiera de los grupos de tratamiento); dos estuvieron sujetos a sesgo de deserción (a favor de la acupuntura); tres estuvieron sujetos a sesgo de realización (a favor de la acupuntura) y uno a sesgo de detección (a favor de la acupuntura). Tres estudios utilizaron electroacupuntura (EA) y el resto utilizó acupuntura manual (AM) sin estimulación eléctrica. Todos los estudios utilizaron ‘acupuntura de fórmula’ salvo uno, que utilizó los puntos gatillo.
Las pruebas de baja calidad de un estudio (13 participantes) mostraron que la EA mejoraron los síntomas sin eventos adversos un mes después del tratamiento. El dolor medio en el grupo de control de ningún tratamiento fue de 70 puntos en una escala de 100 puntos; la EA alivió el dolor en una media de 22 puntos (intervalo de confianza [IC] del 95%: 4 a 41), o una mejoría absoluta del 22%. El bienestar global del grupo de control fue de 66,5 puntos en una escala de 100 puntos; la EA mejoró el bienestar en una media de 15 puntos (IC del 95%: 5 a 26 puntos). La rigidez del grupo de control fue de 4,8 puntos en una escala de 0 a 10 puntos; la EA redujo la rigidez en una media de 0,9 puntos (IC del 95%: 0,1 a 2 puntos; reducción del riesgo absoluto 9%; IC del 95%: 4 a 16%). La fatiga fue de 4,5 puntos (escala de 10 puntos) sin tratamiento; la EA redujo la fatiga en una media de 1 punto (IC del 95%: 0,22 a 2 puntos), reducción del riesgo absoluto 11% (2% a 20%). No hubo diferencias en la calidad del sueño (DM 0,4 puntos; IC del 95%: -1 a 0,21 puntos; escala de 10 puntos) y no se informó la función física.
Las pruebas de calidad moderada de seis estudios (286 participantes) indicaron que la acupuntura (EA o AM) no fue mejor que la acupuntura simulada, excepto por menos rigidez al mes. El análisis de subgrupos de dos estudios (104 participantes) indicó beneficios de la EA. El dolor medio fue de 70 puntos en una escala de 0 a 100 puntos con el tratamiento simulado; la EA alivió el dolor en un 13% (5% a 22%); (DME -0,63; IC del 95%: -1,02 a -0,23). El bienestar global fue de 5,2 puntos en una escala de 10 puntos con el tratamiento simulado; la EA mejoró el bienestar: DME 0,65; IC del 95%: 0,26 a 1,05; mejoría absoluta 11% (4% a 17%). la EA mejoró el sueño, desde tres puntos en una escala de cero a 10 puntos en el grupo de tratamiento simulado: DME 0,40 (IC del 95%: 0,01 a 0,79); mejoría absoluta 8% (0,2% a 16%). Las pruebas de baja calidad de un estudio indicaron que el grupo de AM dio lugar a una función física más deficiente: la función media en el grupo de tratamiento simulado fue de 28 puntos (escala de 100 puntos); el tratamiento empeoró la función en una media de seis puntos (IC del 95%: -10,9 a -0,7). Las pruebas de baja calidad de tres ensayos (289 participantes) no indicaron ninguna diferencia en los eventos adversos entre la acupuntura real (9%) y la simulada (35%); CR 0,44 (IC del 95%: 0,12 a 1,63).
Las pruebas de calidad moderada de un estudio (58 participantes) encontraron que en comparación con el tratamiento estándar solo (antidepresivos y ejercicio), el tratamiento con acupuntura como complemento alivió el dolor un mes después del tratamiento: el dolor medio fue de ocho puntos en una escala de cero a 10 puntos en el grupo de tratamiento estándar; el tratamiento alivió el dolor en tres puntos (IC del 95%: -3,9 a -2,1), una reducción del riesgo absoluto del 30% (21% a 39%). Dos personas tratadas con acupuntura informaron eventos adversos; no se observó ninguno en el grupo de control (CR 3,57; IC del 95%: 0,18 a 71,21). No se informó el bienestar global, el sueño, la fatiga ni la rigidez. Los datos de la función física no fueron utilizables.
Las pruebas de baja calidad de un estudio (38 participantes) mostraron un beneficio a corto plazo de la acupuntura sobre los antidepresivos en el alivio del dolor: el dolor medio fue de 29 puntos (escala de 0 a 100 puntos) en el grupo de antidepresivos; la acupuntura alivió el dolor en 17 puntos (IC del 95%: -24,1 a -10,5). No se informaron otros resultados o eventos adversos.
Las pruebas de calidad moderada de un estudio (41 participantes) indicaron que la inserción de agujas profundas con o sin deqi no difirió en cuanto al dolor, la fatiga, la función o los eventos adversos. No se informaron otros resultados.
Cuatro estudios no informaron ninguna diferencia entre la acupuntura y el control u otros tratamientos descritos a los seis a siete meses de seguimiento.
No se informaron eventos adversos graves, aunque no hubo eventos adversos suficientes para estar seguro de los riesgos.

Conclusiones de los autores:
Hay pruebas de nivel bajo a moderado de que en comparación con ningún tratamiento y con el tratamiento estándar, la acupuntura mejora el dolor y la rigidez en pacientes con fibromialgia. Hay pruebas de nivel moderado de que el efecto de la acupuntura no es diferente de la acupuntura simulada en cuanto al alivio del dolor o la fatiga, o en cuanto a la mejoría en el sueño o el bienestar global. La EA probablemente es mejor que la AM para la reducción del dolor y la rigidez y para la mejoría del bienestar global, el sueño y la fatiga. El efecto se prolonga durante hasta un mes, aunque no se mantiene a los seis meses de seguimiento. La AM probablemente no mejora el dolor ni el funcionamiento físico. La acupuntura parece segura. Los pacientes con fibromialgia pueden considerar la posibilidad de utilizar la EA sola o junto con ejercicio y medicación. El tamaño de la muestra pequeño, la escasez de estudios para cada comparación y la ausencia de una acupuntura simulada ideal debilita el nivel de las pruebas y sus implicaciones clínicas. Se necesitan estudios más amplios.