Evaluación de los efectos de un programa de actividad física basado en el trabajo de fuerza en mujeres diagnosticadas de fibromialgia (fm) - fibro.pro
19644
single,single-post,postid-19644,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-8.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.9.2,vc_responsive

Evaluación de los efectos de un programa de actividad física basado en el trabajo de fuerza en mujeres diagnosticadas de fibromialgia (fm)

pdf

Autora: MAESTRE CASCALES, CRISTINA

Directores: ROJO GONZÁLEZ, JESÚS JAVIER; CALDERÓN MONTERO, FRANCISCO JAVIER

Etiquetas: , , , ,

Resumen: La fibromialgia (FM) es una enfermedad caracterizada por una sintomatología compleja con presencia de dolor músculo esquelético crónico generalizado junto con otros síntomas incapacitantes. Esta patología supone una elevada carga económica global para los pacientes, generando un problema de salud que conlleva a altas demandas económicas y de atención pública. Las consecuencias de la FM se ven agravadas por un gran número de limitaciones y un estilo de vida sedentario que conducen a una disminución de las capacidades físicas y a un aumento de riesgo de discapacidad.
La mayoría de los pacientes afectados por esta patología tienen dificultades para realizar las actividades de la vida diaria, desencadenando en inactividad física. El tratamiento actual para la FM es paliativo, ya que no existe cura. Entre las estrategias utilizadas para aliviar los síntomas físicos y psicológicos y mejorar así la calidad de vida, se encuentra la actividad física. La mayoría de los estudios muestran los efectos del ejercicio físico llevados a cabo a través de programas de entrenamiento aeróbico y acuático en esta patología. A pesar de estas investigaciones, son escasos los estudios que valoran los efectos del entrenamiento de fuerza orientado a las actividades diarias como objetivo principal sobre el dolor, trastornos del sueño, fatiga y ansiedad tratando de especificar la intensidad, volumen y duración apropiada para alcanzar estos beneficios. Objetivo: En este contexto, el objetivo general de esta tesis doctoral fue valorar los efectos de un programa de fortalecimiento muscular gradual y progresivo orientado a las actividades diarias con el fin de mejorar la sintomatología, funcionalidad física e impacto de la FM para alcanzar una mejor calidad de vida. Métodos: Este estudio se caracterizó por ser cuasi experimental no aleatorio. El tipo de muestreo fue intencional y se llevó a cabo a través de la asociación de fibromialgia de la Comunidad de Madrid (AFIBROM). Un total de 41 mujeres participantes formaron parte del estudio cumpliendo los criterios de inclusión. Todas ellas fueron sometidas a un mismo programa de intervención basado en el trabajo de fortalecimiento muscular gradual orientado a las actividades diarias iniciando con trabajo de autocarga, progresando a trabajo de fuerza con material de resistencia, finalizando a pesos libres. Este programa fue dirigido por una graduada en Ciencias del Deporte. La frecuencia de sesiones fue de dos días semanales (no consecutivos) con una duración total de 60 minutos cada sesión. La adherencia al programa fue de un 90%. El programa de intervención abarcó 24 semanas. Las valoraciones se llevaron a cabo una semana antes (pre), mitad de programa (semana 12) y una semana después de finalizar (semana 25). Las variables analizadas fueron: intensidad e interferencia de dolor mediante el Cuestionario Breve de Dolor (CBD), impacto de la FM, función física y sintomatología mediante el Cuestionario Revisado de Impacto de la Fibromialgia (CIFR) y ansiedad estado mediante el Cuestionario de Ansiedad (STAI). La carga interna de las sesiones se controló y estandarizó mediante la escala visual OMNI- GSE específica para población adulta en entrenamiento de fuerza. Resultados: Se obtuvieron diferencias significativas y elevados efectos clínicos en todos los test de fuerza (p<0,002) y dominios que valoran la calidad de vida, en la semana 12 y al finalizar el programa de intervención (semana 25); función física; p<0,001, impacto general; p<0,002 y sintomatología, p<0,003 (study I). El programa de entrenamiento mejoró la condición física (p<0,001) en ambos grupos de edad (menores o igual a 55 y mayores o igual a 56 años). Además, el primer grupo mejoró significativamente las dimensiones del dolor (intensidad del dolor; p<0,020 e interferencia del dolor p<0,030). En cambio, el segundo grupo, no sólo mejoró las dimensiones del dolor (intensidad del dolor; p<0,002 e interferencia del dolor p<0,001), sino que también alcanzó diferencias significativas en los dominios que valoran la calidad de vida, es decir, la sintomatología, la función física y el impacto general, todas p<0,001. Por otro lado, la capacidad aeróbica (valorada con el test de 2 minutos elevando rodillas) solamente alcanzó asociación inversa significativa con la intensidad del dolor (p=0,04), interferencia del dolor (p=0,020) y el impacto FM (p=0,020) en mujeres jóvenes (study II). En relación a los síntomas específicos de la fibromialgia, al finalizar las 24 semanas de intervención, las participantes alcanzaron diferencias significativas en calidad de sueño (p<0,05), hecho que no ocurrió para la ansiedad y fatiga, ambas p>0,05 (study III). Conclusiones: i) El programa de fortalecimiento muscular gradual fue efectivo para mejorar la función física, sintomatología e impacto general a las 12 y 24 semanas en mujeres diagnosticadas de FM (study I); ii) Además, produjo mejorías en la condición física (a nivel de fuerza muscular y capacidad aeróbica) y dolor independientemente del grupo de edad. Sin embargo, la calidad de vida (función física, impacto y síntomas) sólo mejoró en el grupo de mujeres mayores de 56 años. Por otro lado, las mejoras en los niveles de fuerza se asociaron positivamente con la calidad de vida y el dolor en ambos grupos. Sin embargo, las mejoras en la capacidad aeróbica sólo se asociaron con una mayor calidad de vida (función física, impacto y síntomas) y dolor en el grupo de mujeres menores de 55 años. (study II); iii) El programa fue efectivo para mejorar la condición física, el dolor y la calidad del sueño. A pesar de mejorarlos niveles de la ansiedad y fatiga a las 12 semanas y al finalizar, el programa no fue efectivo para alcanzar diferencias significativas en ninguna de las dos fases.