A meta-analysis of pain response in the treatment of fibromyalgia
638
single,single-post,postid-638,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-8.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.9.2,vc_responsive

A meta-analysis of pain response in the treatment of fibromyalgia

Autores: Roswell NS Et Al.

Referencia: Pain Practice. Volume 11, Issue 6, pages 516–527, November/December 2011.

Metanálisis de la respuesta al dolor en el tratamiento de la fibromialgia.

Objetivo:
Este metanálisis comparó la eficacia (respuesta al dolor) de los medicamentos que están autorizados o comúnmente son usados en el tratamiento de la fibromialgia. También se llevó a cabo un metanálisis de toxicidad medido por la interrupción a causa de los acontecimientos adversos.

Métodos:
Se llevó a cabo un metanálisis de 21 ensayos clínicos para estimar las diferencias entre placebo y tratamiento, separadamente, para la duloxetina, fluoxetina, gabapentina, milnacipran, pramipexole, pregabalina, cualquiera de los dos antidepresivos tricíclicos, y tramadol (junto) con paracetamol. Se llevaron a cabo comparaciones indirectas usando la metodología de comparaciones mixtas para todas las comparaciones por pares. Se analizó la respuesta al dolor como mejoría en al menos de un 30% y, separadamente, de un 50%, partiendo del valor de referencia.

Resultados:
Al comparar con el placebo, se observaron respuestas al dolor estadísticamente significativas (mejoría del 30 y 50%) en pacientes tratados con duloxetina, milnacipran 200 mg/día, pregabalina 300 ó 450 mg/día, y tramadol junto con paracetamol. El tratamiento con fluoxetina, gabapentina, o milnacipran 100 mg/day obtuvo significativos hallazgos de mejoría del 30% en la respuesta al dolor. El metanálisis mostró estadísticamente un mayor riesgo de interrupción a causa de acontecimientos adversos para el milnacipran 100 y 200 mg/día (ambos P < 0.001), y pregabalina 300 y 100 mg/día (P = 0.009 y P < 0.001, respectivamente). El resto de los tratamientos, excepto la fluoxetina, mostraron numéricamente un mayor riesgo, de interrupción a causa de acontecimientos adversos frente al placebo. En las comparaciones indirectas, ninguna comparación por pares de tratamientos activos alcanzó la significancia estadística para alguno de los criterios de valoración de respuesta al dolor.

Conclusión:
Los ocho tratamientos activos manifiestan la evidencia que sugiere mejoría frente al placebo en el tratamiento del dolor en pacientes que sufren fibromialgia. No se hallaron fuertes diferencias en la comparación indirecta de tratamientos activos.