Estudio sobre los efectos del consumo moderado de vino tinto en mujeres diagnosticadas de fibromialgia
177
single,single-post,postid-177,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-8.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.9.2,vc_responsive

Estudio sobre los efectos del consumo moderado de vino tinto en mujeres diagnosticadas de fibromialgia

Autor: TRIVIÑO PALOMO, JOSÉ VICENTE

Directores: GONZÁLEZ LÓPEZ-ARZA, MARÍA VICTORIA; PEDRERA ZAMORANO, JUAN DIEGO

Etiquetas: , , , ,

La fibromialgia (FM) puede definirse como un proceso reumático crónico y no inflamatorio que afecta a las partes blandas del aparato locomotor. Reconocida por la Organización Mundial de la Salud como una entidad diferenciada, la mayor parte de los autores la considera un constructo clínico que sirve para explicar la existencia de personas con dolor generalizado, persistente e idiopático. Recientes criterios del American Collage of Rheumatology sitúan su prevalencia entre el 2% y el 4% de la población mundial. La FM predomina en las mujeres (80-90% de los casos), de entre 30 y 50 años. En las consultas de reumatología constituye el 15,7% de las primeras consultas solo superada por la artritis reumatoide con un 23,7%. La causa de la FM es desconocida, actualmente se considera la FM como una alteración funcional de la modulación del dolor a nivel del sistema nervioso central y periférico. Se ha discutido mucho el papel que juegan en la fisiopatología de la FM los neurotransmisores, en especial el de la serotonina, de quien la evidencia científica ha demostrado que sus niveles se encuentran disminuidos. Al dolor crónico y generalizado, hay que sumar las alteraciones en el sueño, la ansiedad y la depresión, síntomas que acompañan a la mayoría de los pacientes, dificultando la vida cotidiana, familiar y social de aquellos que sufren FM.
Numerosos estudios de evidencia médica avalan en las últimas décadas, los efectos beneficiosos que el consumo moderado de vino tiene en el organismo, tales como mejoras a nivel cardio-vascular, endocrino, óseo, muscular e incluso preventivo cancerígeno, gracias, entre otros mecanismos todavía por indagar, a la presencia de polifenoles, como el resveratrol.
Para valorar si el consumo moderado de vino tinto ejerce una mejora en los principales síntomas de la FM, hemos llevado a cabo un estudio epidemiológico experimental con grupo control, en 80 mujeres voluntarias diagnosticadas de FM. Cuarenta de ellas, integrantes del grupo experimental (GIV), han ingerido durante cuatro semanas, 15 gramos de alcohol procedente de vino tinto (Vigua®) al día, distribuido con la comida y cena. Todas las participantes cumplimentaron el protocolo facilitado donde se incluían escalas de valoración del dolor, ansiedad, sueño, depresión e impacto de la FM al inicio y a la finalización del estudio.
Nuestros resultados avalan que el consumo moderado de vino tinto reduce significativamente los puntos sensibles de dolor en FM (P<0.001) y los niveles de tristeza (P=0.034). Existe un aumento de los valores de calidad de sueño total en el GIV. Hallamos también un descenso significativo en los niveles de depresión (P=0.013), una mejora significativa de los niveles de ansiedad y de los niveles de impacto de FM, con valor de P Por todo ello, podemos afirmar que el consumo ligero de gramos de alcohol procedente de vino tinto (15gr/día) refleja una mejora en las sintomatología que caracteriza a las mujeres diagnosticadas de FM. Consideramos adecuado, en vista de los resultados, ampliar la investigación, incrementando el tamaño de la muestra para poder realizar un ensayo clínico con grupo placebo que permita profundizar en los posibles mecanismos de dicha mejora.