Do diseases have a prestige hierarchy?
694
single,single-post,postid-694,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-8.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.9.2,vc_responsive

Do diseases have a prestige hierarchy? A survey among physicians and medical students

Autores: Album D, Westin S.

Referencia: Soc Sci Med. 2008 Jan;66(1):182-8.

¿Las enfermedades tienen una jerarquía de prestigio? Sondeo entre médicos y estudiantes de medicina.
Los sondeos han demostrado que el prestigio de las especialidades médicas muestra una ordenación jerárquica. Investigamos si un similar acuerdo tácito al de la comunidad médica también se aplica a las enfermedades, ya que tales clasificaciones pueden afectar al establecimiento de prioridades en la práctica médica.
Se llevó a cabo un estudio transversal en tres muestras de médicos y estudiantes de medicina en Noruega en 2002. Se envió un cuestionario a 305 médicos adjuntos (con una tasa de respuesta del 79%), a 500 médicos de cabecera (tasa de respuesta del 65%) y a 490 estudiantes de medicina del último año (tasa de respuesta del 64%). Se clasificaban las medidas resultantes en una escala del 1 al 9 según el prestigio que los cuestionados creyesen que la mayoría del personal sanitario atribuiría a una muestra de 38 enfermedades diferentes así como a 23 especialidades médicas.
Tanto las enfermedades como las especialidades fueron clara y consistentemente clasificadas de acuerdo al prestigio. Entre los mejor clasificados estaban el infarto de miocardio, la leucemia y el tumor cerebral, y entre las de clasificación más baja, la fibromialgia y la neurosis de ansiedad. Dentro de las especialidades, la neurocirugía y la cirugía torácica se clasificaron en lo más alto del ranking, y la geriatría y la dermatovenereología en lo más bajo.
Nuestra interpretación de los datos es que las enfermedades y especialidades relacionadas con procedimientos inmediatos e invasivos con tecnología sofisticada en órganos vitales ubicados en la parte superior del cuerpo obtienen las puntuaciones más altas de prestigio, especialmente en aquellas en que el paciente estándar es joven o de mediana edad. En el otro extremo, las puntuaciones más bajas en prestigio se otorgan a las enfermedades y especialidades asociadas con condiciones crónicas situadas en la parte inferior del cuerpo o sin una ubicación física específica, con procedimientos de tratamiento menos visibles, y con pacientes de avanzada edad.